Póker es un mastín de 5 años que llegó a nuestra clínica veterinaria con una herida aguda en la pata. El motivo que lo produjo se desconoce, pero la fiebre y la falta de apetito evidenciaban una grave infección.

En este post queremos mostraros el estado de la lesión y su proceso de regeneración gracias a una serie de cuidados y sobre todo, a la terapia láser para animales. Esta técnica tiene unos efectos analgésicos en los tejidos, mejorando su cicatrización, reparación de heridas, efecto antiinflamatorio, etc.


El proceso que seguimos para curar una herida abierta al perro

La dueña de Póker nos envió una foto de la herida, que aparentemente no representaba gravedad.
Le retiramos toda la zona necrótica con distintas curas, lavados y desbridado de toda la parte dañada para desinfectarla. Además se le trató con antibióticos.
Después empezamos con un tratamiento de laserterapia, que ayuda a cicatrizar la herida como podéis ver a continuación. Con sólo 8 sesiones de terapia láser de aproximadamente 4 minutos cada una, el aspecto de la pata cambió totalmente.
Se puede observar cómo las células se han ido regenerando y cicatrizando. Este es el aspecto de la pata de Póker un mes y medio después.

Todos los veterinarios nos hemos involucrado en este caso. Y aunque la cicatriz no desaparecerá debido a lo dañada que estaba la herida, Póker se encuentra ahora en perfecto estado.

Dejar un comentario