fbpx

Leishmaniasis en perros. Prevención, síntomas, diagnóstico y tratamiento

La leishmaniasis (o leishmaniosis) es una enfermedad devastadora, que afecta tanto a animales como a humanos, sobre la que se escribe y publica constantemente. De forma casi diaria aparecen nuevos casos de infección en perros por lo que desde las clínicas veterinarias debemos informar a los propietarios de las mascotas de los graves riesgos de esta enfermedad sin una prevención adecuada y eficaz. Esta es una manera adecuada de conseguir que esos casos disminuyan y con ello, toda la pesadumbre, tristeza y preocupación que conllevan para los mismos.

Las principales características de la leishmania son:

  • Es una enfermedad parasitaria y crónica
  • Puede ocasionar la muerte
  • Si se observa a tiempo, el perro puede llevar una vida prácticamente normal

La Leishmaniosis canina está extendida mundialmente, principalmente en zonas como la cuenca mediterránea, donde nosotros habitamos. El clima que predomina en esta zona es propicio para el desarrollo de los flebótomos, los mosquitos transmisores o vectores cuyo ciclo de vida se desarrolla adecuadamente en este hábitat. El cambio climático también favorece que la leishmania se esté extendiendo a otras zonas.

Leishmaniasis canina en Europa

CICLO DE VIDA DEL PARÁSITO LEISHMANIA

La leishmania es el parásito (protozoo microscópico) causante de esta enfermedad. Como bien sabemos, los mosquitos se alimentan de sangre, aunque en este caso, son las hembras de los flebótomos las que pueden transmitir la enfermedad mediante la picadura a un animal infectado. El ciclo vital comienza en ese instante en que el mosquito hembra ingiere al parásito de manera que si vuelve a picar, transmitirá la infección contagiando tanto a otros animales reservorios como a personas, por lo que la leishmaniasis se caracteriza además por ser una Zoonosis. Varios millones de personas se infectan anualmente por la leishmania en el mundo, lo que supone un riesgo impresionante de salud pública. A continuación puedes ver el proceso resumido en esta infografía que hemos preparado.

Infografía leishmaniosis canina

CÓMO PREVENIR LA LEISHMANIASIS CANINA

Actualmente la estrategia más importante o exitosa supone prevenir la picadura del mosquito. Es durante el verano y la época de calor cuando más presencia hay de flebótomos y por tanto, más riesgo de picadura. Como hemos comentado anteriormente, el clima de la península es idóneo para su desarrollo, por lo que la lesihmania hay que prevenirla siempre.
Las medidas preventivas son primordiales para el control y posible erradicación de la leishmaniosis. El mosquito está presente en nuestras zonas y es muy complicado controlarlo de forma general. También existen animales infectados incontrolados que son los reservorios del parásito. Por ello instamos a seguir estas recomendaciones:

  • Evitar que los perros duerman en el exterior durante la noche, pues los mosquitos tienen hábitos nocturnos
  • Colocar mosquiteras y pantallas impregnadas de piretroides o repelentes
  • Uso de productos antiparasitarios externos como repelentes o insecticidas sobre la mascota en forma de pipetas, collares impregnados, aerosoles etc. con la periodicidad más adecuada, durante el periodo de estacionalidad del mosquito (sobre todo desde Abril a Noviembre).
  • Vacunación de animales de más de 6 meses de vida sanos no infectados con protocolo
  • Chequeos preventivos ya mencionados

Como veterinarios nuestra responsabilidad es manejar la enfermedad de la manera más adecuada y evitar todo lo posible la transmisión del parasito leishmania en nuestros perros, qye suponen el principal reservorio de la infección.

SINTOMAS DE LA LEISHMANIOSIS

Los síntomas de leishmaniasis en perros más comunes son lesiones cutáneas, lesiones oculares o viscerales. Suele haber una pérdida de pelo, de peso y de apetito. Estos signos pueden ser generales, combinados entre sí o solo manifestar alguno de ellos.
Es importante diferenciar a los animales infectados clínicamente sanos frente a los que están enfermos, porque la enfermedad se desarrolla lentamente en unos meses y puede confundir al valorarlo.

Realizar chequeos o pruebas de diagnósticos anualmente de perros aparentemente sanos es una forma rápida de testar a nuestras mascotas y descartar que puedan estar infectados o no sin nosotros saberlo. Aplicar las terapias de forma precoz resultan más eficaces que si la enfermedad progresa y se diagnostica de forma más tardía.

MÉTODOS DE DIAGNÓSTICO

El mejor momento para detectar si hay enfermedad es entre los meses de Octubre y Diciembre, después del periodo de actividad del flebótomo durante la época de calor.

La leishmaniasis presenta una gran variedad de manifestaciones en los animales, por lo que el diagnóstico a veces supone un gran reto para el veterinario clínico. La leishmaniosis canina se desarrolla de forma lenta y el periodo de incubación es variable (de 3 a 18 meses), incluso pueden pasar varios años. Por ello, se deben realizar las pruebas lo antes posible y comprobar si el perro ha generado anticuerpos frente al parásito.
Para que podamos reducir el potencial de transmisión de la leishmaniosis en perros debemos confirmar el diagnóstico tan pronto como sea posible. Esto incrementa las tasas de éxito cuando se inicia un tratamiento precoz. Es muy importante conocer la situación de los perros, su historia clínica, forma de vida, medidas de control y si tiene síntomas compatibles con la enfermedad (aunque ya hemos comentado que no siempre se corresponden de forma clara y pueden confundirnos).
Pruebas de diagnóstico para confirmar la leishmaniosis canina:

  1. Visualización del parásito leishmania en muestras del animal (ganglio, medula ósea)
  2. Técnicas avanzadas de PCR en tejidos.
  3. Serologías (IFI,ELISAS, INMUNOCROMATOGRAFIA etc): son las pruebas de elección, porque son menos invasivas, fáciles de realizar y rápidas. Permiten detectar anticuerpos específicos a partir de dos a tres meses postinfección. En caso de duda se realizan las pruebas de tipo PCR, y de visualización. O se repiten tras un tiempo de espera.

En perros vacunados los resultados de las pruebas deben interpretarse con cautela porque pueden influenciar estos resultados.

TRATAMIENTO PARA PERRO AFECTADO POR LEISHMANIOSIS

Si tras las pruebas de diagnóstico y una valoración completa del perro establecemos que estamos frente a un caso de leishmaniosis canina, el paso siguiente es establecer un pronóstico y comentar las opciones de tratamiento posibles con los propietarios del animal. Todo tratamiento dependerá del nivel de gravedad. En veterinaria, la leishmaniasis se clasifica en cuatro fases o estadios dependiendo de los síntomas, los resultados de pruebas analíticas y test de diagnósticos para poder planificar el tratamiento, pronóstico, evolución y seguimiento del caso.

  • FASE I: tratar con alopurinol un tiempo, monitorizar sin tratamiento y volver a chequear tras un tiempo.
  • FASE II: tratar con alopurinol más antimoniato de meglumina, o miltefosina.
  • FASE III: tratar como fase II y adicionar medidas de control del daño renal según normas del IRIS ( INTERNATIONAL RENAL INTEREST SOCIETY) para la enfermedad renal crónica.
  • FASE IV: tratar solo con alopurinol y recomendaciones del IRIS para insuficiencia renal.

Los medicamentos más usados actualmente son:

  • Antimoniato de meglumina: de uso inyectable diariamente entre 4/6 semanas/via s.c.
  • Miltefosina: de uso por via oral diariamente durante 28 dias.
  • Alopurinol: de uso via oral dos veces /dia de 6 a 12 meses.

SEGUIMIENTO

En los perros que reciben tratamiento de leishmaniosis, se recomienda el control periódico de los parámetros clínicopatológicos y realizar serología cuantitativa durante y posteriormente. Para ello se realiza:

  • Exploración física completa, hemograma, valoración de perfil bioquímico general, proteinograma, urianalsis con cociente UPC, serología IFI o PCR.
  • Recomendamos hacer control tras un mes del tratamiento, después cada 3 o 4 meses el primer año y luego cada 6 meses o cada año como mínimo.

RECOMENDACIONES DE SALUD PÚBLICA

Al ser la leishmaniasis una enfermedad zoonótica importante, debemos considerar las siguientes actuaciones:

  • Diagnósticos de evaluación de perros infectados o enfermos mediante análisis periódicos protocolizados
  • Tratar a los perros enfermos que puedan superar la enfermedad
  • Recomendaciones de las medidas preventivas con productos insecticidas y repelentes durante la estacionalidad del mosquito.
  • Control en lugares de colectividades caninas: perreras, rehalas, criaderos o residencias, donde se deben establecer medidas y programas muy estrictos de control y prevención por los responsables técnicos de los mismos
  • Los animales infectados o enfermos no deben viajar a zonas endémicas

Para la redacción de este artículo nos hemos basado en nuestra experiencia en la clínica veterinaria desde hace más de 20 años y en la consulta de las Guías de LeishVet y Guías ESCCAP.

Guardar

Share:

One thought on “Leishmaniasis en perros. Prevención, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *